Inicio / Nuestros Lentes / Lentes Rose-K Y RGP

Lentes Rose-K Y RGP

Los lentes Rose-K y RGP pueden ayudar a mejorar la visión en aquellos que sufren de queratocono. Como una enfermedad ocular progresiva, el queratocono se caracteriza por un adelgazamiento gradual de la córnea. Con el tiempo, la córnea pierde su forma redonda y se convierte en un cono, lo que causa una visión borrosa y distorsionada.

Durante las primeras etapas del queratocono, los anteojos estándar o los lentes de contacto blandos a menudo pueden proporcionar a los pacientes una visión clara y cómoda. A medida que la forma corneal se vuelve más irregular, el ojo se vuelve incapaz de enfocar la luz de forma efectiva. Para córneas muy irregulares, los anteojos o los lentes blandos no pueden compensar adecuadamente las anomalías, lo que significa que no proporcionan una corrección visual efectiva. El queratocono que ha progresado más allá de las primeras etapas debe tratarse con otras tecnologías alternativas.

Los lentes de contacto Rose-K a menudo son un método muy efectivo para corregir la visión en pacientes con queratocono. El creador de estos lentes, el optometrista de Nueva Zelanda Paul Rose, inventó el diseño de Rose K porque estaba frustrado con su incapacidad para tratar pacientes con queratocono de manera efectiva. Se dio cuenta que la mayoría de los lentes de contacto en el mercado no imitaban bien la forma de la córnea. Para la mayoría de los pacientes, este inconveniente no era un problema. La forma del lente de contacto estándar era lo suficientemente cercano a la forma corneal habitual para proporcionar una corrección de la visión suficiente. Para los pacientes con queratocono, la forma del lente estándar no se ajustaba en lo más mínimo a sus necesidades.

Paul Rose comenzó a diseñar y probar un lente de contacto para ayudar a los pacientes con córneas de forma irregular. El Dr. Rose comenzó a trabajar en el proyecto en 1989, probando una docena de diseños diferentes y cientos y cientos de lentes. Fue entonces, cuando creó un conjunto de 26 lentes de contacto diferentes que podría usar para adaptarlos a pacientes con queratocono y enfermedades similares.

Los lentes Rose K llegaron primero al mercado en Nueva Zelanda y luego obtuvieron la aprobación de la FDA, en los Estados Unidos en 1995. Desde entonces, los lentes Rose K se han convertido en uno de los lentes RGP más populares para corregir las irregularidades corneales. Según el sitio web de Rose K, estos lentes se distribuyen a 88 países en todo el mundo.

Hay varias características que hacen que los lentes Rose K sean ideales para corregir la visión en el queratocono y otras enfermedades y trastornos de córnea irregular. El resultado es un lente que se adapta muy bien al ojo irregular, lo que permite una visión clara y cómoda. Estas características incluyen:

  • Una geometría compleja capaz de asimilar la forma irregular de la córnea en todas las etapas del queratocono. Ya sea que la condición sea leve o avanzada, los lentes Rose-K pueden proporcionar una gran corrección de la visión.
  • Un proceso de diseño inteligente que utiliza algoritmos de informática complejos y tornos digitales especiales para elaborar cada lente. Los tornos controlados por el computador cortan cuidadosamente los lentes hechos de polímeros permeables al oxígeno, de forma perfecta para adaptarse al paciente.
  • La opción de personalización. Los lentes Rose-K se pueden personalizar para cualquier tipo de ojo. Al combinar las irregularidades corneales específicas del paciente, los lentes Rose-K pueden corregir con seguridad el astigmatismo o el error refractivo (ya sea por miopía o por hipermetropía) asociado con el queratocono.
  • Un diseño altamente transpirable. Los polímeros utilizados para los lentes Rose-K permiten que el oxígeno penetre directamente a través de los lentes. Este diseño mantiene el ojo sano y al mismo tiempo, garantiza comodidad durante todo el día para el paciente.
  • Su facilidad de uso. Los lentes Rose-K son fáciles de insertar, quitar, limpiar y cuidar.

Debido a que el queratocono es una enfermedad progresiva por naturaleza, el lente Rose-K debe ser manipulado con extraordinario cuidado y reevaluarse al menos cada año por un especialista en lentes de contacto. En el Instituto de lentes de contacto de Miami, tenemos gran experiencia con este tipo de lentes y podemos proporcionarle tanto su ajuste inicial como sus evaluaciones anuales. Llámenos hoy al (305) 814-2299 para programar una cita.