Inicio / Nuestros Servicios / Examen Pediátrico De Ojos Para Niños En Miami

Examen Pediátrico De Ojos Para Niños En Miami

El cuidado de los ojos importa para los niños. Una buena educación para los niños depende de tres cosas: buenos colegios, maestros esplendidos y una excelente visión. La Asociación Americana de Optometría, recomienda exámenes pediátricos para niños a los seis meses de edad, a los tres años y justo antes de comenzar el kínder. Los ojos de su hijo están constantemente en uso en el aula de clase y mientras juegan. Sí su hijo tiene problemas de visión o de la vista sin corregir, sus habilidades de aprendizaje, sociales y atléticas pueden verse afectadas. En pocas palabras, un buen cuidado ocular puede ayudar a sus hijos a alcanzar su máximo potencial.

En el Instituto de lentes de contacto de Miami, nuestro objetivo es garantizar que la visión de su hijo sea óptima al asegurarnos de prevenir y tratar las enfermedades oculares. El cuidado de los ojos para los niños difiere del cuidado de los adultos. Los niños rara vez se quejan de problemas oculares porque no saben qué es disfrutar de una visión normal. Si la visión es borrosa desde el principio de sus vidas, es posible que no sepan que existe una visión más clara. Como tal, la detección temprana y el tratamiento de los problemas de visión en los niños pueden ser extremadamente difíciles, pero siguen siendo los pasos más importantes para optimizar la visión en los niños. Siguiendo la recomendación de La Asociación Americana de Optometría, las visitas periódicas al oculista son la mejor manera de lograr estos pasos con sus hijos.

¿Qué pasa después de que su hijo comience el jardín de niños? ¿Están exentos de enfermedades los niños sí no se han detectado problemas de visión en este punto? No necesariamente. La visión puede cambiar sin que usted o su hijo se den cuenta. A menudo, estos cambios ocurren lenta y sutilmente, lo que puede hacer que la detección sea un desafío hasta que el problema haya progresado sustancialmente. Como tal, los niños deben visitar al optometrista de Miami al menos cada uno o dos años, o con mayor frecuencia, según lo recomendado.

Sí su hijo tiene un problema de visión, su oftalmólogo podrá planear el método de tratamiento más inteligente. Dependiendo de la naturaleza de la molestia, su optometrista puede recetarle tratamientos como anteojos, lentes de contacto o terapia de la vista.

Visitar a su oftalmólogo local no es la experiencia más placentera para los niños. Sean consultorios dentales, pediátricos u oftalmológicos, a los niños no les gusta el ambiente de los consultorios médicos o los procedimientos que involucran chequeos y o tratamientos. Francamente, a muchos adultos tampoco les gusta ir al médico, y a menudo es porque todavía tienen miedos y malas experiencias que perduran desde la infancia.

En el Instituto de lentes de contacto de Miami, le brindamos a sus hijos las experiencias médicas más agradables posibles. Estamos entrenados para evaluar la visión y la salud visual para todas las edades. Nuestra experiencia nos ha dado la oportunidad de trabajar con muchos pacientes pequeños y jóvenes en el pasado. Trabajaremos fuerte para que el examen ocular de su hijo sea lo más cómodo y agradable posible.